Espacio dedicado a temas de Liderazgo, Mejoramiento Continuo y todo lo relacionado con ‘soft-skills’

Los cinco principios de Lean

La metodología Lean se basa en cinco principios, todos con el propósito de eliminar el ‘desperdicio’.

El desperdicio, en este caso, se entiende como toda actividad en la elaboración de un producto o servicio que no añade valor agregado a los ojos del cliente.

Estos principios son:

• Desde el punto de vista del cliente, entienda que es lo que desea o necesita el cliente

• Identifique (en la cadena de elaboración del producto o servicio) todos los pasos y actividades a seguir para producir el producto o servicio basado en las necesidades del cliente

• Desarrolle acciones que creen valor al flujo del proceso. Evite las interrupciones, desviaciones, tiempos de espera y aquellos elementos que no añaden ningún valor al producto o servicio desde la perspectiva del cliente

• Active la producción del producto o servicio solo cuando el cliente lo requiera o lo necesite

• Busque la perfección del producto o servicio revisando de forma continua y proactiva oportunidades para remover el desperdicio y mejorar el proceso continuamente
Aunque parezcan bastante fáciles estos principios la aplicación de los mismos en la realidad no lo es.

Una estrategia de lograr esto es escuchar y entender las expectativas y necesidades del cliente. Es importante preguntarse y entender a lo largo de la cadena de valor si el cliente estaría dispuesto a pagar por esa actividad.