Espacio dedicado a temas de Liderazgo, Mejoramiento Continuo y todo lo relacionado con ‘soft-skills’

3 razones por las cuales es importante definir el Problema

El laureado y famoso Premio Nobel Albert Einstein resaltó la importancia de la definición del problema cuando ilustró muy acertadamente que si tuviese una hora para resolver un problema dedicaría cincuenta y cinco minutos a la elaboración del mismo y solo cinco minutos a la solución del problema.

Aquí en este post, mencionaré tres razones por las cuales es crucial entender y definir el problema antes de tratar de resolverlo apresuradamente sin entender primero de que se trata.

1. Ayuda a posicionar el problema (de una manera descriptiva y de común entendimiento) para todos los involucrados e interesados en el problema

Es importante dedicar tiempo para describir el problema. Esto es un paso que nunca debe dejarse pasar por alto. Si no se sabe con certeza cuál es el problema a resolver, ¿cómo entonces el grupo de trabajo procederá a solucionarlo? Si el grupo de personas que intentan resolver un asunto no pueden coincidir o elaborar de una forma concisa cual es el problema, entonces puede ser un indicio de que no se tiene claro de que se trata.
No es necesario ni recomendable hacer enunciados de problema extensos, con palabras rebuscadas o de difícil interpretación. Por el contrario, se trata de recopilar con palabras claves cual es el problema, identificando los síntomas con datos precisos (en lo posible) y sin referirse (en este punto) a ninguna solución.

2. Mantiene al grupo de trabajo enfocado en el problema

Una vez se tenga definido el problema a trabajar será mucho más fácil para todos estar enfocados y concentrados en determinar las causas que originan dicho problema. Esto será vital para el grupo de trabajo y es una forma sencilla y segura de comunicar lo que se intenta resolver al resto de los grupos de trabajo o aquellos interesados en la resolución del mismo.
Al mismo tiempo puede usarse como una herramienta para reforzar, recordar o clarificar a algún miembro del grupo o a cualquier persona relacionada directa o indirectamente que es lo que se intenta resolver.

3. Delimita el alcance del problema

Cuando se invierte tiempo en enunciar el problema existe la intención de tener un conocimiento más claro del problema y por lo tanto se podrá delimitar o entender las áreas a estudiar. El problema debe cumplir con ciertas características y una de ellas es el entendimiento del alcance del mismo. Si el problema es muy amplio probablemente tomará mucho tiempo y puede que presente ciertos retos al momento de desarrollar la solución. Por otra parte si el alcance es muy limitado entonces pueden perderse oportunidades de mejoras y de solución del problema de principio a fin.
Finalmente al revisar algunas de las razones por las cuales es importante dedicar tiempo y energía en el enunciado del problema confirmamos la validez de la cita de Einstein al comienzo del post.