Espacio dedicado a temas de Liderazgo, Mejoramiento Continuo y todo lo relacionado con ‘soft-skills’

Desarrollo personal: Seis principios para caer bien

Dale Carnegie (1988  – 1955) fue un escritor y exitoso vendedor americano que dejó un inmenso y valioso legado basado en sus experiencias sobre el manejo exitoso de las relaciones humanas. Son famosos los cursos desarrollados por él en cuanto a ventas, desarrollo personal, habilidades interpersonales y muchos otros cursos así como sus libros de fácil lectura y gran contenido en el arte de relacionarnos con otros.

En este post aprovecharé la oportunidad para enumerar las seis maneras para caer bien a los demás basados en los principios desarrollados por Carnegie y expuestos en uno de sus conocidísimos libros ‘Como ganar amigos e influenciar a la gente’.

Aquí la lista de los seis principios:

Principio 1    – Muestre real interés en la otra persona
Principio 2    – Sonríe
Principio 3    – Recuerde el nombre de la persona ya que es el sonido más dulce e importante (para la persona)
Principio 4    – Sé un buen escucha. Estimule a las otras personas a hablar de sí mismos
Principio 5    – Hable en términos de la otra persona
Principio 6     – Hazle sentir a la otra persona lo importante que es y hágalo de una forma sincera

PRINCIPIO 1: Muestre real interés en la otra persona

Para lograr la conexión con la otra persona es importante mostrar un genuino interés. Esto es válido en cualquier terreno de las relaciones humanas sea de índole familiar, de amistad o negocios.  caer bien

Cuando logramos interesarnos en los demás y ocupamos un tiempo para conocer a la otra persona estamos en la capacidad de invertir un precioso tiempo y probablemente de entablar una relación fructífera que generará una energía agradable para ambas partes.

Una de las más valiosas herramientas para realizar esto es simplemente escuchar a la otra persona y llevar una conversación donde se inicie o gire hacia los intereses del otro.

Algunas tácticas para lograr esto pueden ser:

•    Interesarse por el entorno familiar (respetando la privacidad en todo momento). Basta solo con conocer y recordar los nombres de las personas inmediatas y preguntar por ellas usando el nombre. No hay nada más placentero como sorprender a un colega u otra persona en la oficina al referirse a la familia por su nombre.
•    Prestar atención a los temas, intereses o hobbies de la persona y en cualquier oportunidad preguntar o querer simplemente saber un poco más.
•    Mostrar empatía hacia la otra persona.
•    Recordar las fechas importantes de la persona. Mantener un calendario de cumpleaños y sorprender a la persona con una nota o una llamada a propósito de su cumpleaños.
•    Mostrar interés y celebrar los logros personales y profesionales.  Puede ser una cálida felicitación por la graduación del hijo, una promoción en la oficina o algún otro evento de especial transcendencia para la persona.

En subsiguientes posts comentaré más en detalle el resto de los principios.